9 ene. 2018

Tate No Yuusha Vol 01 Cap 24

Autor: Aneko Yusagi

Traductor: Lord


Editor: Lord




24 Epílogo

La fiesta se acabó hace mucho tiempo. Encontramos una habitación que no había sido utilizada, la habitación polvorienta de un sirviente, y descansamos allí.

No era como la última vez que me quedé en el castillo. Ese pedazo de basura de rey parecía que haría todo lo que pudiera para amontonar miseria sobre mí.

Así lo llamaría yo. Basura.

En cuanto a Myne, ya había decidido llamarla Perra... Y era lo más apropiado, considerando su comportamiento.


En cuanto a Motoyasu, lo llamaría mujeriego... o no... Bufón.

Por otra parte, supongo que era posible que sólo estuviera siendo utilizado por Perra, así que decidí esperar con los apodos por el momento.

Raphtalia vio que yo no había comido mucho y salió un rato.

"Los cocineros me dieron algo de comida de la cocina que no estaban usando."

"Ah... Gracias."

Me dio algo parecido a un sándwich y me lo comí.

"Bueno, no es muy bueno..."

Yo no podía saborearlo de todos modos, así que no importaba lo que comía. Le di un mordisco.

"¡¿Eh?!”

Esperaba algo insípido y asqueroso, pero me recordaba más a la primera comida que comí aquí.

¿Estaba imaginando cosas? Un bocado más.

"¿Qué pasa?"

"Yo... yo... puedo saborearlo."

"¿Hm?"

"Desde que me incriminaron, no he podido saborear nada."

¿Pero por qué? Aunque había llorado tanto, sentí que las lágrimas brotaban de nuevo.

No sabía que ser capaz de probar la comida se sintiera tan... tan cálido, tan bueno.

"Que bueno, estoy feliz. Siempre me haces una comida tan deliciosa, y me entristecía al ver que no podía disfrutarla usted mismo".

Ella sonrió, y tomó un gran bocado de su propio sándwich.

"Comamos todo tipo de cosas ricas juntos."

"Claro."

Alguien creyó en mí. Sólo ese hecho me hizo sentir... más ligero.

Mi sentido del gusto desapareció cuando Myne me traicionó... pero regresó.

Todo fue porque ella creía en mí, todo por Raphtalia.

¿Quién sabría que ser de confianza y que creyeran en ti haría tu corazón tan ligero?

"¿Qué haremos mañana? ¿Quieres subir de nivel? o ¿hacer dinero?"

"Cierto... Quiero conseguir equipo nuevo con nuestro dinero de la recompensa. Llevamos un mes de retraso con respecto a los demás, y ahí es donde tenemos que empezar. Busquemos un buen lugar para trabajar".

Ahora tendría que luchar para salvar este mundo, otra vez. Pero esta vez, estaría con la única persona que me comprendía y creía en mí.

No quería hacerlo. Tuve miedo tantas veces, pero decidí mantenerme positivo, aunque sólo fuera por Raphtalia. ¿De qué otra manera podría devolverle su confianza?

"¿Sr. Naofumi?"

"¿Qué?"

"Hagamos nuestro mejor esfuerzo".

"¡Así es!"

No quería simplemente seguir viviendo. Quería seguir adelante, porque ella creía en mí.

Era un mundo completamente nuevo, lleno de sueños y aventuras, como un anime o un juego. Pero también era un lugar horrible. Pero yo... todavía quería intentarlo.

Quería intentarlo por mí mismo, y por Raphtalia también.

"Raphtalia".

"¿Qué?"

Pudo haber sido grosero, pero me incliné y besé la mejilla de la chica que creía en mí.

"Gracias."

"Ah... ahhhhhhh..."

"Um... ¿Perdón? Supongo que no te gustan esas cosas".

"No, yo... yo..."

"Vale, vale, vale, lo siento. Eso fue grosero. No lo haré de nuevo".

"¡Está bien!"

Yo entiendo. Ella estaba llena de resolución y no quería que eso pasara. Estaría enfadada. Aprendí una lección importante.

Si esto hubiera sido un anime, nos habrían representado en una relación física. Pero en el mundo real, eso no iba a pasar.

Ahí estaba, ese mal hábito mío. Esa forma de pensar no iba a funcionar.

Este no era un mundo de sueños. Era la realidad, sólo una realidad diferente. Si lo trataba como un juego de fantasía o un anime, iba a terminar herido. Necesitábamos un plan sólido si queríamos sobrevivir.

Raphtalia me apretó la mano y yo puse mi mano en su espalda.

Estaríamos bien, podríamos superar lo que tuviéramos que enfrentar. Si estaba con alguien que creyera en mí, podría dar el primer paso.


Mi pelea apenas comenzaba. No necesitaba apresurarme, sólo dar un paso a la vez.


<< Anterior - Indice - Siguiente >>