10 mar. 2018

Tate No Yuusha Vol 03 Cap 20

Autor: Aneko Yusagi

Traductor: Lord


Editor: Lord




20 Sombra

"Zeñor. Hemos llegado hasta aquí. Deberíamos estar a zalvo por ahora."


Salí del manto y miré al dueño de la voz misteriosa. Y era uno de los aldeanos del reino vecino con quien también habíamos hablado en la frontera. Era una de las personas que no había hablado.

"¿Tú...?"

Sentí que no podía ser la misma persona.

"¿Recuerdas cómo hablamos del doble que se había vestido como mi madre?"

"Um... sí..."

"Esta es esa persona."

"Este es nuestro primer encuentro, Zeñor. ¿Me has reconocido por la explicación de la princesa Melty? Eso espero, Zeñor. De lo contrario, he fracasado como una sombra".

"Creo que estás diciendo eso mal."

"Es una orden de la princesa, así que no tengo elección, Zeñor."

"Terminemos con los chistes internos... habla. ¿Por qué nos salvaste? ¿Quién eres? ¿Qué quieres?"

"Soy miembro del servicio secreto de Melromarc. Soy una 'sombra'. Por eso lo ayudé. Además, no tengo nombre propio. Si debe llamarme, Zeñor, por favor llámeme Sombra".

Sombra... ¿estaba tratando de verse genial? Recuerdo haber conocido a uno de ellos antes. Estaba en Riyute, cuando corrí contra Motoyasu.

Debe haber alguna diferencia entre la forma en que yo pensaba, habiendo venido de otro mundo, y la forma en que los nativos de este mundo pensaban.

Si empezara a enumerarlos todos, la lista sería enorme, así que por el momento lo olvidaría.

"¿Por qué nos salvaste?"

Eso era lo que más quería saber. Podía pensar en algunas razones, pero ninguna de ellas destacaba como la más probable.

"No puedo rezponder a eso, Zeñor."

"Qué reservado."

"Si debo explicarlo, puedo dezir que es mi trabajo proteger a la Princesa Melty."

"Eso no explica mucho".

Si esa hubiera sido la razón, él habría entrado a ayudar cuando Melty empezó a pelear.

"Sabía que el Héroe del Escudo la protegería en ese entonces, por eso no aparecí."

"Tú..."

“Esa batalla parecía bastante peligrosa cerca del final, pero pudimos escapar a salvo. Creo que esto se debe a que los otros Héroes albergaban dudas sobre sus propias misiones”.

Así que básicamente, él sabe lo que estaba pasando, y sólo vio como sucedió todo. Debe ser muy capaz.

"Además, he llegado para entregar noticias del paradero de la reina a la princesa y al Héroe del Escudo."

Sombra nos mostró un mapa, y señaló hacia un país en la esquina suroeste.

Estaba exactamente en la dirección opuesta de Siltvelt.

"La reina está actualmente en este país. Es en la dirección opuesta del país semi-humano donde se desea encontrar zanctuario. Está muy lejos, y por lo tanto sus preparativos no son suficientes para llegar allí. Necesitará protección."

"Bueno..."

Había empezado a sospecharlo, pero ahora estaba claro que todo el mundo había adivinado adónde íbamos.

La única razón que se me ocurrió era que los semi-humanos creían en el Héroe del Escudo... lo opuesto de la iglesia en Melromarc. Si hubiera logrado escapar y conseguir refugio allí, habría sido muy malo para la iglesia y Basura.

Naturalmente, me hubiera encantado hacerlos enojar entrando en el reino semi-humano, pero considerando la pesada patrulla de la frontera, esa opción era ahora esencialmente imposible. Firo tardaría dos semanas en llegar hasta allí, y si los otros héroes nos cortaran el paso y llegaran primero, nunca lo lograríamos. Sin mencionar que incluso se habían anticipado a Firo y a su poder, e incluso hicieron un aro especial para mantenerla fuera de la lucha.

Aun así, aunque requiriera un largo desvío, todavía quería ir.

"Los motivos de sus problemas actuales están profundamente arraigados. Si es posible, me gustaría que los otros Héroes nos ayudaran".

"¿Qué se supone que significa eso?"

“La Iglesia de los Tres Héroes está claramente debilitada por todo lo que usted ha estado haciendo, Zeñor. Por eso van tan lejos”.

“¿Debilitada? A mí no me parecen débiles”.

"Espere a ver qué pasa cuando el público se entere del plan para matar a la princesa Melty."

Era verdad que habíamos logrado llegar tan lejos como habíamos llegado porque mucha gente se había adelantado para ayudarnos.

¿Significaba eso que la población estaba perdiendo la fe en las enseñanzas de la iglesia?

"¿Ves? Papá no estaba detrás de esto".

"Esta Sombra podría estar mintiéndonos. No creas simplemente lo que diga."

Tenía que advertirle, pero me interesaba oír lo que él pudiera decirnos.

"Digamos que te creo por el momento. Eso explicaría por qué están tratando de forzar esta ridícula historia de lavado de cerebro en todos".

¿Qué podría haberles hecho para molestarlos? Vender medicinas, ayudar a los aldeanos aquí y allá. ¿Podría ser eso realmente? Irónicamente, el mayor problema para ellos podría ser que yo estaba limpiando los desastres que los otros héroes habían dejado atrás.

Si tuvieran una fe construida en adorar a todos los héroes exceptuando al escudo, entonces mis acciones podrían causarles problemas. Sacudiría la fe del pueblo. Si pudieran convencer a todos de que yo había logrado todo esto mediante la manipulación y el lavado de cerebro, entonces podrían restaurar la fe de la gente en sus enseñanzas. Por otra parte, si pudiera probar mi inocencia, eso supondría un golpe fatal para su buena reputación entre la gente.

"¿Qué va a hacer, Zeñor? ¿Quiere seguir hasta Siltvelt y ganar zantuario allí?"

"Bueno..."

No podía simplemente entregar la responsabilidad a otro lugar y vivir mis días en paz. Si Siltvelt y Melromarc iban a la guerra, tampoco me salvaría... la próxima ola vendría, y yo acabaría teletransportado en medio de mis enemigos otra vez. Eso no sería nada bueno.

Y pensando acerca de eso... estas eran las personas que me habían puesto en esta posición en primer lugar. Perra probablemente estaba trabajando para la iglesia. Según la joven princesa, Basura no era así.

Eso significa que probablemente no debería simplemente correr al santuario, pedir ayuda y lanzar un contraataque. Tendría más sentido usar a la gente que ya había probado que creía en mí. Si todo iba bien, ahorraríamos unos días también.

Y sin embargo...

“Digamos que me reúno con la reina. ¿Qué ganan ustedes con eso? Podríamos terminar destruyendo la iglesia”.

"No puedo decirle eso, Zeñor."

Así que la sombra sólo me daría la información sobre la reina. No planeaba decirme qué hacer después de eso.

Pero no tenía ninguna duda de que él trabajaba para la reina.

Estaba conectado con la princesa y trabajaba para la reina. Así que era seguro asumir que actuaba en nombre de la reina. Eso significa que la reina debe pensar que conocerme la ayudaría de alguna manera.

Honestamente, no podía imaginar lo que la reina quería.

Por lo que la princesa había dicho, parecía que su máxima prioridad era evitar la guerra con los reinos vecinos. Además, si ella quería hacer todo lo posible para ayudarme a pesar de que su propio país tenía creencias profundamente arraigadas contra el Demonio del Escudo, debía tomarse muy en serio la amenaza de las oleadas.

Sombra dijo que ella quería su ‘ayuda’. Los planes de la reina no estaban en línea con los de la iglesia.

Bueno, una cosa de lo que me sentí seguro de asumir fue que la reina no era mi enemiga. No sabía si era o no mi amiga. Pero podría ser nuestra mejor opción en esta situación.

"Sólo una vez".

"¿Qué quieres decir, Zeñor?"

"Nos salvaste allá atrás. Así que te creeré, sólo esta vez. ¿Necesitamos reunirnos con la reina?"

Si pudiera poner fin a toda esta debacle, tendría que confiar en ella.

“Realmente no me gusta la idea de que nos guíen... pero probablemente sea nuestra mejor opción. Si nos traicionas...”

"Lo entiendo. Muy bien, me despido. Después de todo, no sabemos cuándo llegarán las Sombras de la iglesia".

"¿La iglesia también tiene?"

"No somos una organización monolítica. Así que por favor tenga cuidado."

"¿Cómo puedo hacer eso?"

"Héroe del Escudo, usted está lleno de dudas... ellas lo salvarán. Digamos que se reúne con alguien que habla como yo. ¿Simplemente le creería?"

Él tenía razón. Todavía sospecharía si nos volviéramos a ver.

"Ahora entonces, adiós."

Se despidió y desapareció en un instante.

Hablaba raro, pero parecía ser bueno en su trabajo.

"¿Crees que podemos confiar en él?"

Honestamente, no lo sabía.

"Sí. Madre confía en él".

"No sé mucho sobre la reina".

La reina aparentemente pensaba muy diferente a Basura o a Perra, pero yo no sabía lo que ella estaba pensando. Todo lo que Mel y Sombra habían dicho la hacía parecer mi amiga, pero aun así no podía entender su objetivo. La peor parte era que no podía ignorar la posibilidad de que ella estaba aliada con la iglesia en el plan para asesinar a la princesa.

Si todo era parte del plan de la reina para que me mataran, entonces ya no tenía opciones.

Si todos nos volviéramos atrás y nos alejáramos de Siltvelt, ella nos tendría a todos rodeados. No quería creerlo, pero ella también podría estar tras la vida de la princesa. Tenía que averiguar qué buscaba. Si supiera dónde ella está metida en todo esto, también sabría lo que necesito hacer.

"De todos modos, al menos sabemos a dónde vamos."

"Sí. Vamos."

"Sí. Vámonos. Firo"

Como mínimo, sabíamos qué hacer ahora. Eso nos puso un paso por delante de donde habíamos estado cuando tratábamos de averiguar cómo cruzar la frontera. Nos volvimos al suroeste y empezamos a caminar.

"Sí, pero estoy un poco cansada. Me duelen las manos, y usé toda mi magia".

Firo se sentó, exhausta. Ella necesitaba descansar.

“Ella tiene razón. Y además, dejamos nuestro carruaje y todas nuestras cosas allá atrás.”

"No teníamos elección."

Todo lo que nos quedaba era nuestro dinero, un poco de mercancía y un cuchillo que podía usar para cocinar. Pero incluso habíamos perdido el equipo de Raphtalia.

Peor aún, Firo estaba atrapada en forma humana. ¿Cómo se suponía que íbamos a deshacernos de ese aro?

"Raphtalia, ¿se te ocurre una forma de quitarle ese aro?".

"Puedo intentarlo".

Raphtalia envolvió sus dedos alrededor del aro y trató de arrancarlo. Pero no mostraba signos de cambio.

"Es bastante duro".

Me estaba preocupando. No podía dejar que eso se reflejara en mi cara.
"Yo también lo intentaré".

La princesa se adelantó.

"Me pregunto si la magia funcionaría"

Recordé que mi mundo tenía algo llamado cortador de agua. Era una máquina que usaba agua a presión para cortar cosas. Estaba pensando en ello, intentando recordar cómo funcionaba. Mel estaba inquieta con el aro.

"No puedo hacerlo, es muy duro. Creo que necesitaríamos un alquimista o un fabricante de objetos para quitarlo".

"¡No!"

Firo puso una cara gruñona.

Eso era justo. Probablemente odiaba estar atrapada en forma humana. No podía usar todos sus poderes de esa manera.

"¿Fabricante de artículos?"

"Sí. Creo que podría estar sellado con magia... en cuyo caso ninguna llave lo quitaría".

"Un fabricante de artículos..."

Raphtalia me miró. ¿Qué quería ella? Supongo que podría hacer un poco de trabajo básico.

"Sr. Naofumi, usted es bueno con la artesanía. ¿Le importaría intentarlo?"

"Puedo hacer un poco, pero no sé cómo desbloquear cosas."

Tenía un pequeño alambre para trabajar con artículos. Podría intentarlo.

Girando el aro en mis manos, encontré un pequeño agujero que parecía una cerradura. Le puse el cable dentro. Si lograba abrirlo, me pregunto si se desbloquearía alguna habilidad artesanal.

Decidí intentar concentrar mi poder mágico en él. ¿Huh? Algo estaba respondiendo a la magia.

El comerciante de artículos con el que habíamos viajado me había enseñado un truco acerca de usar ambas al mismo tiempo. Moví el alambre de un lado a otro. Parecía estar bloqueado con un mecanismo sofisticado, aunque sentía que podía romperlo con fuerza. O, si termino rompiéndolo, quizá no pueda quitárselo. Pero si pudiera bajar su calidad, podría anular el efecto inhibidor en Firo.

Me adelanté y apliqué magia en el alambre y luego sacudí el alambre dentro del aro. Hubo un fuerte chasquido, y el aro comenzó a degradarse. Era como un anime en el que usaban armas eléctricas para romper una cerradura eléctrica.

"Ah."

Con un soplo dramático Firo se transformó de nuevo en su forma de reina Firorial.

"¿Crees que puedes hacer el resto por la fuerza?"

"¡Claro!"

Firo usó su pierna libre, y un ala, para agarrar el aro. Tirando con mucha fuerza, el aro comenzó a estirarse.

"Esa es una forma violenta de quitárselo."

"Oh, cállate. No puedes quitártelo con un toque delicado".

"¡Gracias, Amo!"

"Ten cuidado de ahora en adelante. Motoyasu estará mejor preparado la próxima vez".

Hizo falta mucho trabajo para quitar el aro. No podríamos hacerlo en medio de la batalla.

"¡Ok~!"

Así que nos dirigimos al sureste lo más secretamente posible.

No sé si había logrado convencerlos, pero no había señales de que Ren o Itsuki nos estuvieran siguiendo. O eso, o nos estarán buscando en algún lugar del camino.

Incluso así... ¿lavado de cerebro? No podrían ser tan estúpidos. Probablemente tenía que preocuparme más de Motoyasu.

A pesar de todo, estaba bien que el héroe más fuerte, Ren, y el atacante de rango Itsuki, no estuvieran cerca. Firo podía encargarse de Motoyasu, y mientras la princesa estuviera con nosotros, no atacarían directamente.

Aun así, teníamos un montón de problemas que abordar.

"Qué hacer..."

Empezamos a discutir nuestras opciones.


<< Anterior - Indice - Siguiente >>